Comunicar para ganar

Creado por: Lorenzo Zanello el 14 de Julio de 2020 a las 17:19


La comunicación asertiva es clave para alcanzar tus objetivos empresariales. 
 
Hay una premisa en comunicación que dice “la realidad es una realidad mediada, lo que no se comunica no existe”; y tiene importantes aplicaciones como analogía a tu dinámica como emprendedor y al desarrollo de tu modelo de negocio. 
 
Desde un enfoque humano hay que reconocer a la comunicación como el intercambio de información mediante códigos compartidos; intercambio que hacemos con nosotros mismos, con otros, a nivel individual y de manera colectiva. 
 
La comunicación intrapersonal. 
Comunicación hacia adentro (“intra”); donde tú eres tanto el emisor como el receptor del mensaje. Ella juega un rol fundamental en la manera en que estructuramos nuestros pensamientos e ideas, y también como afrontamos conscientemente nuestras emociones. 
Es importante que el emprendedor se comunique asertivamente consigo mismo; que en últimas logre estructurar bien su cuento, se lo critique a sí mismo y se lo crea. 
 
La comunicación interpersonal.   
Comunicación entre dos o más personas. Aquí es donde el reto toma forma, pues tenemos que traducir nuestras ideas en mensajes que puedan ser asimilados correctamente por nuestro receptor. 
Tres grandes habilidades ayudan a una buena comunicación interpersonal. 
  1. Sensibilidad, para entender a quien deseamos transmitirle la información en cuanto a sus referentes, formas esperadas y rasgos particulares.
  2. Creatividad, para elegir el canal más afín y diseñar el mensaje en contenido y forma.
  3. Plasticidad, para jugar con la esencia del mensaje sin deformarlo y nuestra intención sin comprometerla, pero entendiendo que, en últimas, el otro no está en la obligación de entenderme a mí, sino nosotros en la obligación de darnos a entender. 

El líder de una empresa debe comunicar su visión y estrategias al equipo que las va a operacionalizar. Saber lo que se quiere decir sin lograr decirlo correctamente no contribuye al desarrollo de la organización, lo que realmente causa es la fragmentación del grupo y limita la viabilidad de la iniciativa. 
 
La comunicación grupal.
Cuando la comunicación es con un grupo mayor de personas la dinámica se complejiza por la diversidad entre los individuos, allí es donde es importante hablar como empresa para tener un discurso unificado dentro de la esencia de mi marca (la cual también sienta el tono y las formas de las interacciones dentro de la empresa). 
Se debe reconocer la heterogeneidad de las personas a las que se quiere transmitir una información para diseñar el mensaje en función de comunes denominadores en relación a sus referentes y/o expectativas, que los puedan converger a nuestra narrativa. 
 
La comunicación masiva. 
Entre más extenso sea nuestro público, más diverso será, y más asertiva debe ser nuestra comunicación (o por lo menos más estratégica). Para esto es de gran utilidad segmentar públicos, para poder crear perfiles promedio en la medida de lo posible, que ayuden a matizar mensajes con propósitos comunes que den la sensación de algo personalizado. Podemos decir lo mismo, pero no siempre es conveniente hacerlo de la misma manera. 
 
Nunca des por sentado que eres un buen comunicador. No preguntes “si te entendieron”, mejor pregunta “si te lograste dar a entender”, “si puedes brindar mayor información o resolver cualquier duda”. 
 Quien comunica debe estar al servicio de quien recibe, para garantizar que el otro pueda asimilar correctamente la información suministrada y pueda efectuar con ella lo que se busca como intensión última de la interacción. 
 
Alex Osterwalder, afirma que “un modelo de negocio describe los fundamentos de cómo una organización crea, desarrolla y captura valor”; haciendo referencia a no solo tener claras las formas, sino lograr explicarlas y como comunicarlas. 
 Por esto, sin importar la etapa de tu emprendimiento la comunicación es clave para la dinámica y proceso dentro de la multiplicidad de stakeholders con que interactúas. 
 
Alcanzar tus objetivos empresariales dependerán de como creas, desarrollas y capturas valor, y este proceso es siempre un proceso social, con tus clientes, aliados, proveedores y empleados, entre otros. 
 
Toda interacción social es un ejercicio comunicativo, y las empresas que mejor se desarrollan son las que logran comunicarse eficazmente consigo misma y con su entorno.